Las transacciones con bitcoin ya se impusieron en Japón y hay una fuerte corriente en Europa para que su uso sea regulado y se la adopte como moneda virtual al nivel del euro. La cotización ha crecido tanto el año pasado y lo que va de 2017 que ya superó a la del oro. Equivalía el viernes 03/03 a 1.204,72 euros o a US$ 1.280 o a $AR 19.070.47. En 2016 acumuló 126% de aumento y arrastró a otras criptomonedas menores, como el monero y ether, debido al espectacular aumento del interés por la divisa virtual entre los pudientes chinos, en paralelo con el goteo bajista que registra su moneda, el yuan. Argentina la utiliza más que en el resto de América Latina, pero las operaciones no llegan a un millar, principalmente porque el techo lo impone que su uso deja huellas que los sabuesos de la AFIP pueden seguir.

Bitcoin_Criptomoneda_Precio_Dolar_Mercado

 

El gran avance arrollador de la valuación de la moneda virtual más famosa del mundo, que creció 126% en el 2016, la  semana pasada volvió a batir su récord y superó al de la onza de oro, llevó al 1er. Ministro de Malta, Joseph Muscat, a proponer en Laboratorio de Ideas del Centro para los Estudios Políticos Europeos (CEPS), en Bruselas, que Europa se convierta en el continente Bitcoin.

Deberían adoptarse las monedas virtuales mientras los reguladores se encargan de encontrar las medidas más apropiadas para que se extienda su uso, destaca en un artículo la publicación española de tecnología Ticbeat.

“El ascenso de las criptomonedas puede ser ralentizado, pero es imparable,. Algunas instituciones financieras están aceptando el hecho de que el sistema que respalda tales transacciones es mucho más eficiente y transparente que los clásicos”, señaló Muscat.  Bitcoin aumento a su vez el valor de otras criptodivisas como Ether o Monero  y su importancia es tan ascendente que estados como Malta han manifestado un marcado interés en incorporar a Europa las bonanzas de la tecnología blockchain. «Nos hallamos en el momento idóneo para las administraciones disruptivas», dijo.

Los reguladores europeos hasta ahora las vinieron resistiendo, en tanto Japón se incorporó activamente al ecosistema de transacciones Bitcoin. De ahí que en febrero haya sesionado el CEPS, con ponencias de un centenar de participantes, entre profesores, políticos y dirigentes de diversas instituciones reguladoras europeas, en torno de innovaciones y de la generación de mecanismos para regular las criptomonedas a fin de aprovechar su potencial y proteger mejor a los consumidores.

En anteriores oportunidades, Andrés Pedreño, ex director del Instituto de Economía Internacional, y Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, han dado su apoyo público a la adopción de la tecnologíablockchain y la regulación europea del Bitcoin.

El maltés fue un paso más allá e instó al Viejo Continente a adoptar el Bitcoin al nivel del euro, recordando que la moneda común era un proyecto político impensable que se ha mantenido por encima del dólar desde 2002.

Su idea es que el euro funcione en forma paralela a las criptodivisas, transformando Europa en un gran centro para la innovación que atrae la moneda digital.

Como para dar la razón a toda esa movida, Bitcoin perforó el viernes 03/03 la barrera del oro y cada unidad de estas criptomonedas cotiza a US$ 1.280, lo que implica que quedó casi US$ 35 por encima del valor de la onza troy, afectado por los últimos mensajes de la Fed, que dispararon las expectativas de una suba de tasas en la reunión del 15/03, y las alzas del dólar frenaron la cotización del metal precioso por debajo de los US$ 1.230 la onza.

Cada BTC equivale ahora a 800 moneros. Hablando en pesos, una bitcoin cuesta ahora $19.695.81; la onza oro, $19.070,47 y cada monero $24,59, con lo que se necesitan 800 para comprar una bitcoin.

Criptomonedas que valen oro

La divisa virtual pulverizó todos sus registros anteriores tras haber emparejado al metal precioso en las primeras jornadas de 2017 en torno de los US$ 1.200.

El disparador de la subida tiene su origen en el espectacular aumento del interés por la divisa virtual en China, en paralelo con el goteo bajista que registra su moneda, el yuan.

Los inversores chinos que no se resignan al goteo bajista de su divisa han sido los más activos a la hora de buscar una alternativa en el bitcoin, hasta el punto de que las autoridades chinas han reforzado sus controles para evitar una fuga de capitales. Los ricos hacen una bicicleta evasora que consiste en adquirir las bitcoins pero gastar en la otra criptomoneda, la moneros, más difícil de rastrear por los sabuesos fiscales en el ciberespacio.

Mirándolo bien, el raid del 125% que se anotó el bitcoin en 2016 contrasta con las caídas del 7% que sufrió el yuan en el mismo periodo, su mayor merma anual desde 1994.

Más allá de estas circunstancias globalizadas que irrumpen desde Asia-Pacífico, los defensores del bitcoin aprovechan la coyuntura para destacar que la divisa virtual se consolida como «el oro digital».

Los hermanos Winklevoss (ver película La Red Social) fueron quienes imaginaron Facebook y contrataron al programador Mark Zuckerberg, que les robó la idea. Ahora van por otros negocios.

Entre los analistas circula una alerta debido a que esta última oleada de compras puede deberse a los movimientos especulativos previos a una fecha que podría suponer un punto de inflexión para el bitcoin, el 11/03, ya que se cumple el plazo límite para que el supervisor estadounidense (la SEC) decida si aprueba el que sería el primer fondo cotizado sobre el bitcoin, el EFT, Winklevoss Bitcoin Trust, que al facilitar las vías de acceso de inversión podría servir de plataforma para disparar el interés por la divisa virtual.

La puesta en marcha de un primer fondo cotizado serviría además para paliar el «monopolio» que ejerce hasta la fecha China en el mercado del bitcoin.

En los últimos tiempos, más del 90% de las operaciones sobre la divisa virtual se realizan en el gigante asiático.

«La Argentina es el mercado más avanzado en América latina en lo que hace al bitcoin», dice Ciro Echesortu, del fondo regional NXTP Labs, que invierte en 6 empresas asociadas a la divisa digital.

«Es una apuesta a largo plazo; a medida que más usuarios prueben las soluciones, se fortalecerá el ecosistema», agrega.

«Hace 2 años, empezaron a aparecer empresas para consolidar la moneda en el sistema financiero. La primera ola de start ups facilitó la entrada a bitcoins. Si bien algunas maduraron, los tiempos de adopción del público son más lentos. Falta regulación», resume Santiago Siri, uno de los socios de la argentina Bitex.

Junto a ella, SatoshiTango -fundada en 2014- es una de las casas de cambio especializadas más relevante: procesa más de 500 transacciones semanales. Cobra una comisión del 2% y le permite al usuario convertir pesos en bitcoins y viceversa.