Tecali proviene de la palabra náhuatl tecalli (de “tetl” que significa piedra, y “calli” que significa casa), así que podría traducirse como “casa de piedra” o lugar donde están “las casas de piedra”.

En  el  estado de Puebla hay cuatro conventos que por el tipo de construcción se consideran basílicas, en este lugar se encuentra una de ellas, el Ex Convento Franciscano, que es una majestuosa obra arquitectónica que comenzó a construirse en 1569. Está obra desafía al tiempo y  se alza su asombrosa estructura de su templo renacentista, con sus arcos perfectos y sus columnas.

El interior actualmente se encuentra al descubierto mostrando lo que fuera antes el templo de oración. Lo forman tres naves paralelas separadas por dos filas de esbeltas columnas clascistas que sostienen seis arcos de cada lado y debieron estar cubiertas por una techumbre de dos aguas. Cuenta con hermosos jardines enmarcan las ruinas del templo logrando crear una agradable atmósfera para el visitante. Se puede apreciar la pila bautismal y entrar al campanario.

De visita en Tecali no hay que perder la ocasión de adquirir artesania, artículos para el hogar y mucho más en Ónix. Dado que Tecali es conocido por la calidad de sus trabajos en ónix. De hecho, el Altar de los Reyes de la Catedral de Puebla y el púlpito de la Iglesia de la Soledad de Puebla fueron tallados con alabastro de Tecali.

Hay una leyenda con la piedra del Ónix, en la Edad de Piedra, se creía que las piedras eran instrumentos necesarios, pero en especial el ónix, que se le conocía como la piedra de los deseos. Se contaba que un guerrero vivía en la cueva para proteger la piedra más deseada del pueblo. Un joven fue a ver al guerrero para que le cumpliera un deseo con la piedra del ónix – que le ayudara a salvar a su padre, y si no le cumplía el deseo, ponía en riesgo al pueblo. Pero el guerrero era tan fiel con la piedra de los deseos, que no dejó que el joven salvara a su padre y entonces el guerrero fue castigado por la piedra, convirtiéndolo en polvo-. El Ónix en griego significa “uña”. Es un mineral considerado como piedra semipreciosa, variedad de ágata formada por cuarzo listado con colores alternantes claros y oscuros.