El mole es una especialidad culinaria de la ciudad de Puebla. Consiste principalmente en una salsa, hecha con una gran variedad de ingredientes, vertida sobre piezas de guajolote, pavo o pollo. Es uno de los platillos más representativos del país.

Su historia se remonta a la época precolombina. Se narra que los aztecas preparaban para los grandes señores un platillo complejo llamado «mulli», que significa potaje o mezcla. La palabra mole es de origen náhuatl, viene del término molli o mulli y hace referencia a cualquier salsa.

Existen varias recetas de mole en diferentes regiones del país, pero el más reconocido es el mole poblano.

Su presentación es muy llamativa, tradicionalmente, en un plato de talavera (opcional) se colocan las piezas de pollo (muslo, pierna o pechuga), se bañan con el mole caliente y decoran con pizcas de ajonjolí; y se acompañan con arroz rojo o blanco, tortillas o pan.

Te dejamos una receta para que disfrutes esta delicia:

INGREDIENTES

  • 1 pavo o pollo
  • 8 chiles anchos
  • 15 chiles mulatos
  • 2 chiles pasillas
  • 1 chipotle
  • 3 jitomates grandes, maduros (opcional)
  • 50 grs. de almendras
  • 50 grs. de pasas
  • 2 cucharadas de ajonjolí tostado
  • 1/2 bolillo de pan, frito (opcional)
  • 1 pizca de clavos molidos
  • 1 pizca de canela molida
  • Perejil (opcional)
  • 100 gr. de cacahuates pelados
  • 1 pizca de pimienta molida
  • 1 cebolla mediana, frita
  • 3 dientes de ajo asados
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 barras de chocolate
  • 1 tortilla frita o 250 grs. de galletas (pueden ser tipo Marías o de animalitos)
  • Manteca para freír (al gusto)
  • Sal

PREPARACIÓN

Versión de la receta tradicional del mole poblano. Para 7 personas.

• Poner a hervir el pavo o pollo con sal al gusto y cebolla; después que ya esté cocido separar la carne y resguardar el consomé o caldo.

• Tostar y quitarle las semillas a los chiles y guardarlos.

• Tostar las especias, el ajonjolí, el pan, las pasas, almendras, tortilla o galletas, la cebolla, los cacahuates y 2 dientes de ajo.

• Asar, quitarles la piel y las semillas a los jitomates y molerlos con el chipotle (opcionales).

• Moler todos ingredientes anteriores con la canela y la pimienta, con esto se obtendrá una pasta.

• En una cazuela de barro, agregar la manteca y freír la pasta que se obtuvo de las especies, añadir poco a poco el caldo y batir hasta obtener una mezcla suave. Incorporar el resto del caldo, el chocolate y el azúcar. Dejar hervir 30 minutos a fuego lento y mover constantemente.