Las grutas Acocomoca «agua que suena” fueron descubiertas en 1997, en la comunidad de Carreragco. Tienen niveles ascendentes a través de los salones principales, que se conectan por un pasaje, las galeras forman aulas de menor dimensión que terminan en la cascada principal.

Durante años permanecieron en silencio, bajo la única señal de un manantial que proveía agua potable a la comunidad, nadie imaginaba lo que los cientos de años, sales minerales y el agua habían construido ahí dentro.

La gruta tiene un río subterráneo con aguas ricas en minerales, cuenta con dos galerías con hermosas formaciones rocosas, la poza mágica -aquella que un día está y al otro ha desaparecido-  o bien, la cascada, estalactitas, coladas, macarrones y columnas, todo intacto, de blanco resplandeciente, repartido en enormes cámaras, cada una con un paisaje más y más imponente.

Dentro de este proyecto se puede disfrutar de un recorrido guiado a las grutas naturales Acocomoca, hospedaje, restaurantes, área para acampar al aire libre en el exterior del albergue ecoturístico, renta de sleeping bag para acampar, palapas, recepción y estacionamiento.

Se encuentran a una hora de camino por terracería rumbo a Zacapoaxtla.