En Chignahuapan encontrarás la belleza que habita en la selva que parece extraída de un libro de aventuras: una cortina de niebla se abre lentamente con la luz del alba para dar paso a las laderas inclinadas, los árboles frutales y cafetales, y deja a la vista las hermosas cascadas y la laguna en el centro, los ríos y los pozos termales en derredor.

Las fachadas de las casas, el quiosco de la plaza principal y las esferas que se fabrican poseen siempre tonos vivos.

Como si eso no fuese suficiente, en este Pueblo Mágico encontrarás baños termales y un manantial de aguas sulfurosas que aseguran tiene propiedades curativas.

Vive una experiencia única en los Pueblos Mágicos de México, visita Chignahuapan.