Entre los abetos hay un pueblo en que podrás respirar aire puro, donde las nubes vuelan bajo o se pasean rodeando la cúspide del Cerro Cabezón. Debajo encontrarás gente cultivando flores blancas con las que se confeccionan tapetes y ofrendas para la patrona, la Virgen de la Asunción.

Las jornadas transcurren entre danzas o rituales que se alternan con un pacífico silencio; podrás beber licores de hierbas, mientras la vida pasa sin preocupaciones, en la plaza principal de Tlatlauquitepec.

Vive una experiencia única en los Pueblos Mágicos de México, visita Tlatlauquitepec.