Ubicada a diez kilómetros de Huauchinango descubrirás la primera planta hidroeléctrica del país.

Fue construida en el año 1902 por un ingeniero estadounidense y basó su construcción en la explotación de la fuerza del agua de los ríos Necaxa, Tenango, Xaltepuxtla y sus afluentes, que incluyen grandes caídas de agua. Al momento de su construcción era considerada la más grande y más moderna planta de producción hidroeléctrica del mundo.

Camina a lo largo de este lugar, acércate a la zona de la cortina de agua en donde el color del agua es más transparente. Disfruta de un paseo en lancha y anímate a pescar una de sus abundantes mojarras y carpas que pueblan este enorme cuerpo de agua.