El Santuario de Nuestra Señora de los Remedios se levanta sobre la pirámide de Tlachihualtépetl y conmemora la devoción que ha caracterizado desde centurias a la comunidad cholulteca.

Sube por la pendiente de lo que parece una empinada montaña y siente la energía de estar caminando sobre Tlachihualtépetl, la pirámide con el basamento más grande del mundo. La pirámide cuenta con más de cincuenta y cuatro metros de altura y se sostiene en una base de 450 metros cuadrados.

Admira el majestuoso santuario resplandecer frente al volcán Popocatépetl,  al que los locales llaman don Goyo, como aquel templero que de acuerdo con la leyenda se comunica con el espíritu del coloso.

Equilibra tu espíritu frente a las dos torres idénticas que protegen el santuario. Entra y admira el elegante altar neoclásico decorado con lámina de oro de veinticuatro quilates. Descubre que la devoción a la Virgen de los Remedios comenzó desde su aparición durante la noche triste, cuando el ejército de Hernán Cortés fue derrotado a manos de los poderosos guerreros aztecas en 1530.