A un costado de la iglesia de San Francisco, en el Centro Histórico, se ubica este hotel en lo que antaño fuera una fábrica purificadora de agua que data del siglo XIX. Su remodelación estuvo a cargo del famoso arquitecto mexicano Ricardo Legorreta y de la diseñadora Laureana Toledo.

El hotel ofrece 26 cómodas y lujosas habitaciones equipadas con tv, bocinas para iPod, calefacción, caja de seguridad, wifi, aire acondicionado, teléfono, mini-bar y 24 hrs. de servicio a la habitación.

Las instalaciones son lugares de gran confort que los huéspedes pueden disfrutar, ya sea que prefieran sentarse en el lobby, que cuenta con dos chimeneas, o pasar un agradable rato de lectura dentro de la biblioteca. Por supuesto no se puede pasar por alto la terraza, el lugar perfecto para beber una copa de vino o disfrutar de la alberca, el sauna o el jacuzzi. Desde ahí se puede admirar uno de los mejores escenarios: la vista a los hermosos jardines y al atardecer con la iglesia de fondo.

Para las comidas, se pueden degustar platillos de la cocina mexicana contemporánea dentro el restaurante, donde además se encuentra La Mesa del Chef, un espacio íntimo en el que se pueden realizar comidas familiares o de negocios, reuniones, etc.

Otros de los servicios que ofrece el Hotel La Purificadora son: servicio de banquetes, gimnasio, salas de juntas, centro de negocios y el relajante Spa.