Cacaxtla significa donde muere la lluvia en la tierra, aunque normalmente se traduce como el lugar de Cacaxtlis o lugar de los canastos, esta zona arqueológica merece tu visita a Tlaxcala.

Entre sus vestigios destaca el Gran Basamento, un gran complejo arquitectónico de estucturas super puestas y adosadas que presentan sofisticadas pinturas murales únicas en su clase en los llamados Templo de Venus, el Templo Rojo, el Mural de la Batalla y Pórtico. Debido a la necesidad de proteger las valiosas pinturas se coloco, una amplia techumbre de alrededor de 10,000 m2 sobre la sección medular del Gran Basamento.

Las muy bien conservadas pinturas murales fueron realizadas con el color de los pigmentos del caolín, la obsidiana, la cal y otros minerales de la región.

El Museo de Sitio te permitirá tener una mejor idea para admirar y comprender el significado de esta fortaleza prehispánica de los años 600 y 900 dC, baluarte de la cultura olmeca-xicalanca desde la que se controló el sur de Tlaxcala y parte de Puebla.
Disfruta de esta joya, creación artística de nuestros antepasados, de colores y forman bien definidas donde destacan las figuras humanas, escenas de guerra, así como la presencia del hombre jaguar y el hombre pájaro, animales lacustres y acuáticos, y elementos simbólicos que te permiten apreciar la influencia maya sobre esta cultura del Altiplano central.