Comienza con una visita la Panadería Vázquez para comprar un delicioso pan de queso recién horneado como se ha estado haciendo por más de 100 años. Detente en alguna de las sidreras donde conocerás sobre la tradición de producción de sidras y licores de manzana que hacen honor al nombre del poblado, pues aprovecha su sobreproducción de manzanas de las maneras más exquisitas posibles.

Con un pan y una sidra en mano, estás listo para emprender una buena caminata para conocer el pueblo y el reloj floral, el único reloj de su clase en el mundo.