Esta interesante escultura de acero, muestra la historia de amor entre los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, una pareja que nace de la leyenda mitológicas que se originan en la época prehispánica y aún hasta nuestros días sigue vigente.

Esta maravillosa obra de arte fue hecha por del artista José Antonio Haghenbeck, quien al finalizar su trabajo hizo realidad la presentación de este par de enamorados, que según los relatos, ella murió de amor al saber que él, en su calidad de guerrero,  había fallecido en una guerra.