Tan icónicos como el camote mismo, los tacos árabes son los obligados para cada visitante, poblano y extraviado que llegue a este estado. Estos se componen de carne de cerdo condimentada envuelta en tortilla de harina y coronada con limón y salsa de chipotle. Estos deliciosos tacos se originaron en este lugar gracias a la inmigración libanesa de hace décadas. Con el paso, y diversas añadiduras poblanas, el taco árabe es lo que hoy conocemos como un manjar.