Dentro de los platillos más representativos del país, el platillo poblano por excelencia es el chile en nogada, que reside de un chile poblano, un platillo muy patriótico, porque lleva los tres colores de la bandera mexicana: verde por el chile y el perejil, blanco por la salsa de nuez y rojo por la granada, que por temporada solo se prepara entre los meses de julio a septiembre.

El mole poblano y el chile en nogada, son típicos de la gastronomía mexicana,concretamente de la ciudad de Puebla, pero también han sido considerados internacionalmente como uno de los más finos y representativos platillos de la alta cocina nacional. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar, que al interior del estado el platillo tradicional es el mole de caderas, un platillo elaborado de carne de chivo en la región de Tehuacán, que por su prolongada crianza y cuidados especiales del animal, se convierte en un guiso único en su tipo que solo se puede disfrutar en el mes de noviembre.