Aunque se habla de que el trazo de nuestra ciudad y la fundación misma le fueron dictadas a al Obispo Julián Garcés, también hubo un poco de la mano del hombre.

Puebla fue trazada usando el famoso “Trazado a Damero” (Como un tablero para juego de Damas) lo cual explica la forma de nuestras calles y también la exactitud (al menos en el centro histórico).