Puebla es una ciudad llena de historia, tradiciones y su gastronomía es una de las más sabrosas.

El chileatole, como lo dice su nombre es un atole que adquiere su color verde por las hojas que le muelen,  se sirve  con granos de maíz y uno o dos trozos de elote, y tiene un riquísimo sabor a chile.

Se sirven en tazones no muy hondos y sin necesidad de ninguna cuchara, porque se puede cortar.

Desgraciadamente la modernidad ha llegado a este puesto y a muchos otros poco a poco, los antiguos tazones se han ido cambiando por vasos de unicel; pero el  chileatole de nuestra recomendada, no ha perdido su exquisito sabor.

El chileatole se hace en varios estados del centro de la República, cada región lo hace a su manera y con sus propios ingredientes, los hay rojos o verdes como el de Puebla.

al recorrer sus calles encontramos pequeños puestos de comida, en los que observamos señoras que preparan diferentes alimentos para mitigar el hambre del medio día o de la noche.