Con el calor y las altas temperaturas, el aire acondicionado del coche se presenta como imprescindible, pero ¿lo estamos usando bien?

Estamos viviendo uno de los veranos más calurosos de los últimos tiempos y, creas o no en el cambio climático, hay que reconocer que estamos pasando mucho mucho calor. Por ello, muchas veces el coche se convierte en un refugio apetecible, gracias al aire acondicionado o climatizador.

No obstante, muchos conductores cometen una serie de errores que pueden provocar que suframos una avería en el mismo o que comprometamos nuestra seguridad y la de los nuestros mientras conducimos.

Cinco errores que cometemos con el aire acondicionado

El climatizador es eficaz.

El climatizador es eficaz.

Y es que el conducir con calor no es nada recomendable. De hecho, diferentes estudios sostienen que conducir en el vehículo con una temperatura interior de 35 grados tiene un  efecto similar a hacerlo bajo una tasa de alcoholemia de 0,5 gr/l en sangre. Esta situación no es tan excepcional como cabría suponer, ya que un coche aparcado al sol durante varias horas puede alcanzar esta temperatura e incluso más elevadas (en torno a los 60 grados).

Puede que te interese: Cómo envejece nuestro coche al sol

En este sentido, el Centro Técnico de Seat ha elaborado una lista con los cinco errores más comunes que cometemos cuando utilizamos el aire acondicionado y algunos consejos para optimizar su uso. Y, aprovechando la ocasión, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido compartir estos consejos a través de sus redes sociales.

El primer error que cometemos es poner el aire acondicionado al máximo justo cuando nos montamos en el coche, independientemente de la temperatura que acumule este. Lo primero que hay que hacer es “abrir las puertas y ventanillas y ventilar el habitáculo, durante un minuto, antes de activar el aire acondicionado”, explica Ángel Suárez, ingeniero del Centro Técnico de Seat. Con ello, se consigue “rebajar de forma natural la temperatura interior”. Tras esto, ya se puede “entrar, cerrar las puertas y ventanillas y activar la climatización”.

Otro fallo es mantener activado el botón de recirculación del aire pues “favorece que los cristales se empañen”. Opta por la función “Auto” para la autorregulación y la mayor eficiencia de la corriente de aire.

Igualmente, no activar el aire no es recomendable (aunque no haga mucho calor), ya que ponerlo evitará que se empañen los cristales cuando se eleve la temperatura exterior.

 Ojo con las recargas del aire acondicionado del coche

La orientación de los difusores también es importante. Un error que solemos cometer es el de enfocarlos hacia nuestra cara, para ganar frescor inmediato, aunque lo correcto es orientales hacia arriba. Con esto se consigue que el aire se reparta por todo el coche y llegue a todos los pasajeros de forma uniforme.

Finalmente, y quizás más importante, uno de los fallos más comunes es olvidarse del mantenimiento de este elemento. El sistema de climatización también necesita un mantenimiento específico, con una revisión cada uno o dos años. También  se recomienda cambiar los filtros cada 15.000 ó 20.000 kilómetros.