La historia de la Chalupa

Chalupa se le llama tanto a la pequeña tortilla de maíz que se utiliza para la preparación de este platillo, como a la composición final del mismo.

Esta tortilla se fríe con manteca de cerdo, lo que le da su particular sabor, y posteriormente se le agregan salsa verde o roja, cebolla y carne deshebrada de res, puerco o pollo.

Algo curioso es que mientras muchos de los platillos de la cocina poblana barroca como los chiles en nogada y el mole poblano, fueron elaborados por monjas, las chalupas habrían sido un invento de los frailes.

¿Cómo pasó esto? la historia dice que utilizaron restos de pollo y los mezclaron con un poco de masa de maíz. Sin embargo, los frailes sintieron que la mezcla resultante estaba seca por lo que agregaron salsa y rebanadas de cebolla. Las chalupas habían nacido.

Imagen relacionada

Por su parte el origen del nombre de este platillo no está del todo claro. Se dice que “chalupa” proviene de los pequeños barcos o canoas que los mexicas usaban para navegar en los canales y chinampas de la capital de Tenochtitlán en tiempos prehispánicos. Por otro lado, hay quien dice que ese nombre fue acuñado cerca de 1930 y que su origen en realidad, es vasco, proveniente de la palabra txalupa.

Las chalupas son uno de los platillos típicos de Puebla y hoy en día pueden encontrarse en restaurantes, ferias, kermeses y en los hogares que seguramente estarán preparando ya los ingredientes para agasajar durante este mes de festejos.