Cerca de Zacatlán a menos 25km, se encuentra el Valle de Piedras Encimadas, rocas que forman figuras espectaculares, de entre 10 y 20 metros de altura, además rodeadas de pinos.

Se cree que la creación de estas obras se debe a la erosión de la piedra caliza, gracias a la ayuda de lluvias y vientos. La imaginación no tiene límites, cada uno de los visitantes atribuye a las figuras un significado diferente, elefantes, camellos, tortugas, caras humanas, y muchas más.

La mayoría de las esculturas se encuentran dispersas entre la vegetación por lo cual resulta ideal hacer los recorridos a pie, siguiendo los senderos que permiten admirar las piedras más conocidas; y visitar una cascada cercana.