Así como lo leen este filme al cual se le ha dado mucha publicidad y cuyo tráiler nos vende una historia inspiradora sobre la superación del duelo, resulta ser una farsa, ya que cuando la vas a ver no trata de eso, si no que termina volviéndose muy artificial y calculada.

Es una lástima lo que hicieron con Belleza inesperada,  su materia prima es una bomba de emoción y sentimentalismo, formada por todos los elementos necesarios que pudieron convertirla en la cinta emotiva de 2016, con un elenco de ensueño, Will Smith, Helen Mirren, Kate Winslet, Edward Norton, Jacob Latimore, Keira Knightley y Michael Peña, no logra llenar las expectativas, son excelentes actores pero se ve que no obedecen a un director, cada uno se ve disperso.

Howard Inlet (Smith), es un hombre exitoso que vive con el recuerdo de una tragedia del pasado que lo ha convertido prácticamente en un muerto viviente, incapaz de valorar o de interesarse por lo que sucede a su alrededor. Por lo que sus compañeros de trabajo con el miedo a perder sus puestos deciden hacerle una mala jugada, que involucrará al Amor (Keira Knightley), la Muerte (Helen Mirren) y el Tiempo (Jacob Latimore).  

Dichos amigos son interpretados por Norton, Peña y Winslet, grandes actores que siempre es un gusto ver en pantalla pero que aquí dejan mucho que desear. Cada uno enfrenta un problema distinto, lo cual hace a la película confusa a ratos.

Ya en el final, la cinta empieza a buscar forzadamente la magia y la lágrima con de frases que se anuncian como pedazos de sabiduría, pero que resultan genéricas, no hay nada de inspirador en la cinta todo se ve muy predecible y manipulado.

No la recomendamos.