Recientemente se ha tenido uno de los incrementos más grandes en cuanto al uso de combustible de dudosa procedencia en Puebla. Esto, a su vez, provoca que las fallas mecánicas por los bloqueos en el sistema de inyección de los vehículos se vuelvan cada vez más comunes.

 

Algunos mecánicos que laboran en zonas conurbadas de la ciudad hacen mención de que, semanalmente, tienen que restaurar el funcionamiento de entre dos y tres autos que presentan fallas en los inyectores o en la bomba de gasolina, puesto que llegan tapados con una sustancia espesa o gelatinosa e incluso hasta con resina.

 

Uno de los mecánicos que La Jornada de Oriente entrevistó, dijo que utiliza el combustible ilegal para limpiar autopartes o bien, para probar mecánicamente algunos vehículos, sin embargo destacó también la importancia de filtrarlo pues esta gasolina corroe algunos recipientes.

 

Por su parte, Petróleos de México afirmó que la gasolina ilegal, además de estar contaminada, presenta una cantidad menor de gas, ya que se encuentra diluida con desperdicios o subproductos de la refinación de petróleo e incluso agua, lo cual provoca afectaciones directas en el motor y, por si fuera poco, hasta riesgos de incendio.

 

Cabe destacar que Puebla, actualmente ocupa el primer lugar en el robo de combustible a nivel nacional. En el 2010 Pemex ubicó 49 tomas clandestinas dentro de la entidad, para el año pasado las cifras crecieron hasta un total de 1 533.

 

Huachicol

 

Con información de: La Jornada de Oriente