Por: Stephanía González

México disputaba su segundo partido en la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017 ante Nueva Zelanda, equipo al que se le debió ganar sin problemas, puesto que esta Selección no la conforman sus mejores jugadores, lo conforman jugadores ‘semi-profesionales’,  ‘amateurs’; sin embargo, éstos le dieron batalla -vaya que se la dieron-.

Osorio presentó a la escuadra mexicana con otra alineación. El once de México fue: Talavera, Alanís, Araujo, Salcedo, Reyes, Fabián, G. Dos Santos, Damm, Oribe, Jiménez y Aquino; sólo repitiendo a tres jugadores -Salcedo, Reyes y Jiménez-.

El primer tiempo se vio el mal acomodo y funcionamiento de los jugadores, mostrándose incómodos e incapaces de generar jugadas; no obstante, ambos tenían el manejo del balón al parejo.

Al minuto 27′ un error de Salcedo -otra vez- permitió generar la primera de gol del equipo rival; sin embargo, Talavera logró detener el balón, a partir de aquí empezó las buenas actuaciones del portero, volviéndose clave en varias jugadas.

Dos minutos después, Salcedo salió de la cancha en camilla por una lesión en el hombro, en su lugar entró Héctor Moreno. Los minutos transcurrían y Nueva Zelanda atacaba, queriendo abrir el marcador, pero Talavera actuaba y salía de manera correcta hasta que al 42′ lograron vencerlo.

Para el segundo tiempo, Osorio presentó un cambio: salía Oswaldo Alanís y entraba Héctor Herrera. Con las pilas recargadas y con otra mentalidad, México mejoró su planteamiento y se mostraba atacante, con intensidad, circulando el balón, generando jugadas; como muestra de ello, al 54′, Raúl Jiménez, con asistencia de Marco Fabián, lograba empatar el encuentro.

Trece minutos después, llegaba el tercer cambio mexicano, salía Héctor Moreno y entraba Rafael Márquez.

En el minuto 71′, Javier Aquino logró llevarse el balón por toda la izquierda, mandándole un pase a Oribe Peralta para que con él se anotara el segundo tanto, dándole la vuelta al marcador -cosa que se veía difícil en el primer tiempo-.

Después de este gol, ambas escuadras atacaban, los porteros desviaban de manera correcta, un conflicto llegó, pero el marcador no cambió y la victoria de la Selección Nacional  ya no tenía duda.

Nuevamente el portero mexicano sobresale, volviéndose el «MVP»  del encuentro: Talavera ante Nueva Zelanda,  como lo hizo Ochoa ante Portugal.

En cuanto al grito de la afición, el cambio ya se dio, el grito fue sustituido por aplausos, esperemos que esto se mantenga y se traslade al torneo mexicano.

Con respecto a su tercer encuentro en esta competencia internacional, México -primer lugar del grupo- se enfrentará al anfitrión, Rusia -tercer lugar-,  este sábado -24 de junio- a las 10:00 en el Estadio Kazán Arena.