Zona arqueológica de Manzanilla

Ya hace algunos ayeres cuando Manzanilla era un lugar lleno de árboles, una zona que era atravesada por un rio que mantenían sembradios de pinos que estaban a sus alrededores. Hoy en día a perdido algo de brillo, un descuido por parte de gobiernos estatales y municipales para preservar las condiciones naturales del lugar, han sido la causa de su imagen descuidada.

El ex bosque de Manzanilla está ubicado en la Junta Auxiliar de la Resurrección, a 5 kilómetros al norte de la capital poblana. Estos vestigios testifican la presencia de las antiguas culturas que se establecieron en el valle de Poblano-Tlaxcalteca muchos años antes de la conquista española.

Según los arqueólogos que han estudiado el sitio, este parece estar vinculado a la misma cultura que construyó Teotihuacan durante el horizonte preclásico (2500 A.C. a 200 D.C.). Desde el punto de vista de su contenido monumental, el yacimiento arqueológico de Manzanilla se encuentra dividido en tres zonas principales: el Cerro de Manzanilla (período preclásico), el Parque de Manzanilla (período clásico) y la Hacienda de San Diego Manzanilla (período clásico tardío y posclásico).

Se trata de un conjunto arquitectónico integrado originalmente por 14 o 16 pirámides, varios juegos de pelota y otros edificios civiles y religiosos.

Es de gran importancia conocer estos lugares que pueden ser rescatados, así que no dudes en visitarlo para que se genere un mayor interés a su protección y restauración.