Cómo identificar los falsos migrantes en Puebla

Seguramente, en más de una ocasión, has visto a personas que parecen migrantes centroamericanos pedir dinero mientras permanece la luz roja del semáforo en cualquiera  de las principales avenidas de la capital, como Zavaleta, Vía Atlixcáyotl, 11 Sur o el Bulevar 5 de Mayo.

Estas personas deambulan entre los carros con una mochila -casi siempre rota-  en la que enrollan una cobija que queda a la vista. En algunos casos también cargan una botella usada con agua simple y portan una gorra que va de acuerdo a la mochila.

“Hola hermano. Un apoyo mexicano. Una ayuda para un taco, para el viaje. Una moneda que me puedas regalar”, son algunas de las frases que utilizan en la búsqueda de un apoyo.

¿Cómo identificarlos?

A pesar del alto número de personas que hoy en día piden limosna en las calles de la ciudad, algunas familias que durante años han apoyado a los migrantes son capaces de identificarlos a simple vista.

Tal es el caso de Ernesto, quien para conceder una entrevista y hablar del tema prefiere que sea a bordo de su vehículo para entrar en detalles. Mientras platica ubica a un hombre, delgado, que lleva pantalón de mezclilla y una sudadera con capucha y además una gorra. Trae una pequeña mochila en su espalda.

Ahí está uno, habían dos pero ya no se ve el otro. Mire, con lo primero con lo que se da cuenta de si es migrante o no es la ropa. Si se fija ellos vienen bien abrigados a pesar del calor que nosotros sentimos. Y es que para el clima de sus países este es un clima frío. Además uno los reconoce por el olor. A menos que hayan ido a un albergue y ahí se hayan bañado y cambiado de ropa, los migrantes tienen un olor muy penetrante a sudor. Llevan días sin aseo, sin cambiarse de ropa, y uno los reconoce así”.

De acuerdo con Ernesto, ahora se ha dado que en los cruceros hay gente que quiere pasar por migrante para pedir dinero pero ya es un negocio.

Fácilmente los puede uno reconocer. Por ejemplo, la otra vez una señora con una mochilota con cobijas y no sé qué mas, parecía que iba de excursión, más bien, y aunque finjan el acento El verdadero migrante va con pocas cosas, si acaso una mochila con una chamarra o así. Además, por el esfuerzo y los largos periodos sin comer y beber se nota en su complexión, la mayoría son delgados, se ven asoleados, morenos”.

El conocedor concluye que el verdadero migrante, acepta cualquier ayuda, alimento, agua, fruta, o dinero, lo que sea. No como los otros que solo te piden dinero y hasta te rechazan el lonche. Y es que como están trabajando en equipo, a ellos les traen comida, una o dos veces por día.