Al sur de Tehuacán, en plena Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, se encuentra Zapotitlán Salinas. En este territorio desértico, de singular belleza, dominado por las cactáceas, quedan algunas de las Salinas que ya los antiguos pobladores explotaban.

En una de las bodegas se construyó la Capilla Enterrada. La reserva puede conocerse de la mano de las comunidades locales, que gestionan el Jardín Botánico Comunitario Helia Bravo Hollis, con senderos entre cactáceas y servicios turísticos.

En la población de Zapotitlán Salinas destacan la parroquia de San Martín, una de las más antiguas de la región, el Templo de los Reyes Magos y el Templo de San Francisco. En la zona se elaboran artesanías de barro bruñido.