El rompope es una de las bebidas más tradicionales de México y tiene su origen en los conventos virreinales de Puebla.

Las monjas Clarisas eran expertas en alojar a autoridades eclesiásticas y personalidades del gobierno y cuando esto sucedía preparaban los mejores platillos y bebidas, entre ellas el rompope.

La preparación de esta bebida era con un poco de leche, canela, huevos y azúcar y era ofrecida a las visitas; sin embargo, ellas nunca la probaban.

Cuenta la leyenda que una mestiza de nombre Eduviges que ya había hecho sus votos, aprendió muy bien la receta y lo preparaba de manera frecuente en el convento de los franciscanos en la ciudad de Puebla.

Al probarlo de vez en cuando para darle la sazón especial, le platicaba a las otras monjas del sabor suave y rico del rompope.

Una bebida única de los conventos

El rompope solamente era elaborado en los conventos, más adelante decidieron comercializarlo y en él, las monjas Clarisasencontraron un buen sustento para la congregación.

Desde la época virreinal la receta original se resguarda tras los muros de los conventos de Puebla.

Se sabe que a pesar de que sí hay una receta para hacer rompope, hay un ingrediente de la fórmula original que todavía se desconoce.

El rompope es una bebida preparada con yemas de huevo, vainillacanela, almendra molida, lecheazúcar y licor, la cual es de color amarillo y de consistencia espesa.