Después de pasar tanto tiempo en casa debido a la pandemia, todos comienzan hacer planes para hacer la gran huida a los destinos cercanos a la Ciudad de México, por lo que te recomendamos ir de fin de semana a Puebla y pasa en su Centro Histórico una placentera tarde recorriendo su jardín y disfruta de las deliciosas variedades de moles en los portales, visita sus museos y sus iglesias.

 Después del recorrido por el centro de Puebla, es obligado llevarse recuerditos antes de regresar a casa, una visita que no puedes perder es el principal Mercado de Artesanías “El Parián”, a tan sólo tres cuadras del zócalo, es reconocido por ser el lugar idóneo para comprar los productos de los artesanos poblanos.

La Historia de este lugar se remonta a 1801, cuando se construyó la antigua Plaza de San Roque. El significado de Parián básicamente es mercado, es curioso saber que la palabra viene del tagalo (filipino), otra acepción conocida es la palabra “parián” o “parao” que proviene del dialecto pothwari en Paquistán que significa lugar de descanso o parada temporal. 

 El “Parián” también era un lugar obligado para los arrieros, que ahí paraban procedentes de Veracruz, Oaxaca, La Costa Chica de Guerrero y la Capital de la Colonia, después de un largo periodo.

Debido a la aparición del ferrocarril este lugar dejó de ser un centro de cargamento y se convirtió en la “Plaza del Baratillo”. Un lugar que se dedicaría a comerciar chucherías. Con el paso del tiempo este lugar de comercio ha cambiado su nombre, pero no su actividad.

Este mercado es considerado como el primer mercado artesanal de la ciudad, es fácilmente reconocible porque en su mayoría está cubierto por ladrillos rojos con azulejos de talavera. Ubicado en la 6 norte, entre las calles 2 y 4 oriente. El mercado cuenta con más de cien locales donde podrás encontrar piezas artesanales de diferentes regiones del estado y está abierto de lunes a domingo.

Los artículos que puedes encontrar en sus locales: Los tradicionales dulces típicos, como los camotes de varios sabores, viene en cajitas de varios tamaños y son baratos, seguro regresas con unas cuantas cajas de ricos dulces, prueba también los jamoncillos, limones con coco, borrachitos, tortitas de Santa Clara, el tradicional Rompope en varios sabores y el típico de vainilla, tamarindos azucarados, cocadas, etc.

Artículos de cuero, como cinturones, bolsas, llaveros, carteras, huaraches. También puedes comprar joyería como collares, aretes, anillos, pulseras de plata o fantasía con gran variedad de precios. Adquiere piezas de alfarería, ollas, platos, cazuelas, jarros, floreros, vajillas o bien artículos de madera como: guitarras, marcos, juguetes, llaveros y por supuesto, los trajes típicos, sarapes, rebozos, manteles, vestidos, blusas, cubrecamas todo de excelente calidad en varios precios.

La talavera, es un tema que es necesario aclarar: probablemente la mayor parte de las artesanías de talavera en este lugar no son originales.

La talavera, es un producto que tiene denominación de origen y sólo existen 9 talleres en Puebla que cuentan con certificación para venderla y es donde puedes adquirirla. Recuerda que es un producto artesanal que conlleva mucho trabajo y no vas a encontrar una pieza original en los mercados o locales.

Las artesanías de “talavera” que vas a encontrar en el Parían son estilo talavera, son souvenirs, no piezas artesanales originales.

Una vasija de talavera original puede calentarse en micro ondas o utilizarse para cocinar a altas temperaturas sin contaminar a los alimentos, en cambio, las réplicas que fácilmente encuentras en los puestos del parián si causan daño puesto que solo están pintadas como talaveras, son sólo para ornato y mucho más baratas.

En tu próxima visita a Puebla, es una visita obligada al mercado de artesanías, disfruta comprando un recuerdo realizado por manos de artesanos poblanos que en este momento necesitan activar su economía.