Zacatlán de las manzanas suma edificaciones emblemáticas consideradas joyas de la arquitectura nacional, en una mezcla de técnicas españolas con indígena mexicana.

El exconvento franciscano erigido en la década de 1560 es una de las construcciones religiosas más antiguas de México y del continente. Un templo sobrio de tres naves con una torre campanario y otra con un reloj.