¿Imaginas acariciar la piel de uno de los mamíferos terrestres más grandes del planeta o admirar de cerca el plumaje extravagante de aves fabulosas e incluso, alimentar grandes reptiles semiacuáticos en una cercanía nunca antes posible y, además, conocer al “rey de la selva” sin salir de Puebla?

Después de cinco meses en confinamiento, Africam Safari es el mejor plan para salir de casa y uno de los más seguros de la nueva normalidad. El safari de 6 kilómetros de recorrido se realiza en la intimidad de tu automóvil para conocer especies endémicas en peligro de extinción de diferentes partes del mundo, mientras respiras aire puro, abrazas los rayos del sol y disfrutas este parque “lleno de vida” que forma parte de la historia de los poblanos desde 1972.

Para recibirte Africam Safari ha implementado las normas de seguridad e higiene oficiales. A tu llegada los miembros de la tribu, debidamente equipados, se cercioran que portes cubrebocas y te toman la temperatura para asegurar tu bienestar, el de tu familia y el de todos los visitantes. Si el termómetro marca más de 37 grados, tendrás que ser valorado por un médico que determinará si requieres alguna atención especial.

Todas las áreas del parque que se recorren a pie son espaciosas y al aire libre, sin embargo, es obligatorio el uso de cubrebocas y mantener la sana distancia con los demás exploradores mientras conoces otras especies, consigues algún souvenir, entras al sanitario o comes en las terrazas de los restaurantes que cumplen con las normatividad. Estos espacios cuentan con despachadores de gel antibacterial, señalamientos de sana distancia y carteles para un buen de lavado de manos.

TU VISITA PROTEGE LA VIDA SILVESTRE

En su primer fin de semana reabierto el parque recibió un promedio mil 500 personas diarias que no es ni la mitad del aforo máximo del 30 por ciento permitido: unas 3 mil 500 personas, teniendo en cuenta que en un día recibía 12 mil. Esto sin considerar que en temporada alta han recibido hasta 17 mil personas en un solo día.

Para mantener con una dieta equilibrada a los más de 7 mil 500 animales del parque se necesitan semanalmente un total de 47.9 toneladas de alimento de los contenidos siguientes: 4.6 toneladas de carne, 3.8 toneladas de pollo, 6 toneladas de frutas y verduras, 28 toneladas de pasturas, 4.5 toneladas de alimento concentrado y 1 tonelada de semillas, así como 540 mil litros de agua.

“Cuidar a los animales no solo es darles el alimento, también hay que mantenerlos estimulados. Tenemos un equipo extraordinario de personas que los cuida y que atiende todas sus necesidades, algunos las 24 horas del día (…) Con tu visita no solo conoces, admiras y ayudas a la conservación de las más de 4 mil 500 especies que alberga Africam Safari, de igual forma apoyas los 500 empleos directos y 200 indirectos, que a pesar de la alerta sanitaria hemos podido mantener”, expone Gregory Camacho, director de desarrollo del parque.

EJEMPLO MUNDIAL DE CONSERVACIONISMO

De acuerdo con Juan Carlos Muñoz, jefe de relaciones públicas, en Africam Safari se reproducen el 80% de las especies y además son genéticamente viables para su reintroducción, es decir, pueden ser liberadas en su hábitat natural.

Muestra de ello son los dos elefantes bebés que no tienen ni un mes de nacidos: “Zoom”, el pequeño elefante que hoy es una celebridad y que nació diez días después de su hermano “Arik”. Agrandaron la familia de elefantes africanos del parque que hoy suman 15 y que es considerada la manada reproductiva más grande del mundo fuera de África.

Otro ejemplo son los flamencos que ya suman 140 después de los 37 nacimientos de este año y los leones de Krugeri que puedes apreciar en exhibición.

CONOCE LA GRANDEZA DE LA VIDA TERRESTRE

En Africam Safari descubrirás la grandeza de la naturaleza entre jirafas, flamencos, zebras, elefantes, osos, jaguares, leones, cocodrilos, hipopótamos, camellos y miles de animales más que deambulan en libertad controlada y en cautiverio.

Los animales están acostumbrados a la gente, a los autos y a las personas que los cuidan, pero el departamento de etología se encarga de mantenerlos estimulados para que no pierdan su comportamiento natural y sus instintos, advierte Gregory Camacho.

Lo nuevo del parque son las “experiencias exclusivas”. Abordas un jeep descapotable solo para ti y tu familia, acompañados de un especialista. Siente la piel de un rinoceronte, dale de comer a un cocodrilo, jirafa, flamenco o visita la isla de Lémures de Madagascar.

Para los niños está “la academia de la naturaleza”, en grupos reducidos conocen la vida animal de otra manera, aprenden a diferenciar tipos de aves o a distinguir un depredador de una presa por su excremento.

En la zona de aventuras encontrarás: suricatas, canguros, venados, anacondas, guacamayas, jaguares, cocodrilos, murciélagos, un aviario y un mariposario, entre otros. Las atracciones extremas y para niños están cerradas para evitar contagios.

“Si no conoces a la naturaleza no puedes amarla y, si no la amas, no la vas a cuidar. Al visitar el parque nos permites conservar las especies que están bajo nuestro resguardo y tomar acciones para cuidar a los animales que en vida silvestre están en peligro de extinción. Otra razón de peso para visitarnos, pasar un día en familia y ayudar al planeta”, puntualiza.