Alberto Gómez Alcalá, director corporativo de desarrollo institucional, estudios económicos y comunicación de Citibanamex, explicó que lo que se estaría vendiendo es todo lo que no tiene que ver con banca institucional, es decir, los clientes más grandes, así como la banca de inversión, mercados y casa de bolsa.

Lo que estaría a la venta, expuso, es el resto: la licencia, la marca, la operación de sucursales, lo que tiene que ver con tarjetas, negocio de nómina, cartera hipotecaria, crédito familiar y empresarial, la parte patrimonial, la afore, la aseguradora, y hasta las fundaciones y el patrimonio cultural que tiene.

“Lo que se va a vender es como un todo, junto; no se va a vender en partes, todo junto. Citi mantiene estos negocios de banca mayorista y lo demás es lo que está en venta”, enfatizó en videoconferencia.

El directivo de Citibanamex subrayó que Citi obtendría una nueva licencia bancaria para seguir con sus operaciones en México; mientras que Banco Nacional de México (Banamex) conservaría la actual.

“Una vez que esté culminado (el proceso) serían dos entidades distintas, por eso Citi necesitaría una nueva licencia para operar, porque parte de las desincorporación incluye las licencias y la marca. Serían instituciones distintas y una operaría como Citi y otra como Banamex”, expuso.

Gómez Alcalá aclaró que el anuncio de Citi no tiene nada qué ver con algún tema ligado a las perspectivas económicas de México, sino que al contrario, el comunicado precisa que el grupo estadounidense mantiene una visión optimista sobre la perspectiva del país.

Señaló que es una decisión que obedece más a la estrategia del grupo de concentrarse en los negocios donde es ampliamente competitivo, que es el de clientes institucionales. Esto ya lo ha aplicado en otros mercados de América Latina y Asia.

En su comunicado, Citi adelantó que continuará operando su Negocio de Clientes Institucionales con una licencia bancaria local, y que México se mantendrá como uno de los mayores mercados institucionales de Citi fuera de Estados Unidos.

En este sentido, subrayó que continuará invirtiendo y fomentando el crecimiento de dichas operaciones en México, junto con su franquicia de Citi Private Bank.

Al respecto, Jane Fraser, directora ejecutiva de Citi, expresó que la decisión de salir de los negocios de banca de consumo y empresarial en México, está completamente alineada a los principios de su visión estratégica y permitirá asignar recursos a oportunidades alineadas con las principales fortalezas del grupo, así como a sus ventajas competitivas, y podrán enfocarse en negocios que se beneficien de la conexión de su red global.

“México es un mercado prioritario para Citi, eso no va a cambiar. Anticipamos que México será un destino muy importante de inversión global y de flujos comerciales en los siguientes años y tenemos confianza en la trayectoria del país. Citi tiene una posición única para apoyar las actividades de nuestros clientes institucionales en los mercados de capitales internacionales, así como apoyar los flujos comerciales desde, y hacia México para nuestros clientes institucionales, y continuaremos realizando inversiones significativas en nuestro negocio institucional en México para mantenernos como líderes en dicho mercado”, puntualizó Fraser.

Citi agregó en que las salidas anunciadas de los negocios de banca de consumo en México, Asia y Europa, están alineadas con el reposicionamiento de la banca de consumo hacia centros “Global Wealth”, y el fortalecimiento de su presencia en los negocios de pagos y créditos y banca minorista en los Estados Unidos.