Los precios del crudo ampliaron su baja el miércoles, debido a la preocupación de los inversores por el mal estado de la economía mundial, las señales bajistas de la demanda petrolera por parte de la OPEP+ y el aumento de las restricciones contra el Covid-19 en China.

Los futuros del crudo Brent para octubre LCOc1, que vencen el miércoles, bajaron 2.82 dólares, o un 2.8%, a 96.49 dólares el barril, tras perder 5.78 dólares el martes. El contrato de noviembre, más activo, LCOc2, cedió 2.20 dólares a 95.64 dólares.

Los futuros del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) CLc1 bajaron 2.09 dólares, o un 2.3%, a 89.55 dólares el barril, tras haber caído 5.37 dólares en la sesión anterior por el temor a la recesión.

“La debilidad de China ha desempeñado un papel importante” en el descenso de los precios, dijo Harry Altham, analista de energía para EMEA y Asia de StoneX Group en Londres. “Se teme una destrucción de la demanda en Occidente a medida que suben las tasas de interés y la preocupación por la inflación se apodera de las economías occidentales”.

La actividad fabril china amplió sus descensos en agosto, ya que las nuevas infecciones de Covid, las peores olas de calor de las últimas décadas y un asediado sector inmobiliario pesaron sobre la producción, lo que sugiere que la economía tendrá dificultades para mantener el impulso.

Algunas de las mayores ciudades de China, desde Shenzhen hasta Dalian, están imponiendo cierres de empresas para frenar los brotes de Covid-19 en un momento en que la segunda economía mundial ya está experimentando un débil crecimiento.

El mercado ha estado preocupado por la inadecuada oferta en los meses posteriores a la invasión de Rusia en Ucrania. Esto llevó a los contratos a corto plazo a una fuerte prima sobre los futuros de fecha posterior a principios de este año, pero ese patrón se ha invertido un poco por la mayor producción.

El mercado del petróleo registrará un pequeño superávit de 400,000 barriles diarios en 2022, mucho menos de lo previsto antes, según fuentes de la OPEP+, debido a la menor producción de los miembros del grupo.

Algunos miembros de la OPEP+ han pedido recortes. La próxima reunión del grupo está prevista para el 5 de septiembre.

La actividad de las fábricas chinas prosigue su descenso por el calor y el Covid.